Puigcerdá y Robert Graves

eina-caballos dic2006 003

En “La diosa blanca” de Robert Graves, poeta y escritor, famoso y conocido popularmente por su obra “Yo Claudio”, he encontrado dos referencias interesantes sobre Puigcerdá y la Cerdanya.

En una de ellas alude al origen del nombre de Puigcerdá. Es una de las tantas hipótesis que circulan sobre el controvertido nombre. Teniendo en cuenta que el libro fue escrito en 1948 y que desde entonces ha llovido mucho y han surgido otras teorías que cobran más popularidad y no son tan polémicas. Hoy no obstante voy a centrarme sólo en el animal que parece ser está en el origen del nombre y en la posterior fama que en el mundo romano tuvo la comarca a través de los famosos jamones de los cerretani (nombre de la tribu autóctona del lugar) o de la Ceretania como pasó a denominarse bajo la dominación romana.

Copio el fragmento:

“La famosa sardana, danza de la cosecha de los Pirineos españoles, tal vez era ejecutada al principio en honor de esta diosa, que ha dado su nombre a la mejor tierra de pan de la región, el Valle de Cerdaña, cuya ciudad principal es Puigcerdá, o Colina del Cerdo”.

Y hay otro fragmento haciendo referencia al aliso, uno de los árboles sagrados en los mitos antiguos, dice así:

“Con las ramas de aliso verdes  se pueden hacer buenos silbatos y, según mi amigo Ricardo Sicre y Cerdá, los muchachos de Cerdaña en los Pirineos tienen una tradicional plegaria en catalán que dice:

Berng, Berng, sal de tu piel

Y haré contigo un silbato melodioso.

La repiten mientras golpean ligeramente la corteza con un tronco de sauce para desprenderla de la madera. Berng (o Verng, en el dialecto mallorquino) es también Bran. El llamamiento a Berng se hace en nombre de la Diosa del Sauce”.

 

Anuncios

La diosa blanca

Después de mucho tiempo tratando de encontrar a la esquiva: La diosa blanca –  Gramática Histórica del Mito Poético, de Robert Graves, un autor que me gusta mucho, finalmente la he conseguido. Es una temática que me interesa especialmente y que había ido relegando al estar descatalogado el libro, pero ahora llega en un buen momento, una lectura muy apropiada para estos días mágicos rozando el solsticio de invierno.

imagesgdfg

Esta obra junto con la de Joseph Campbell El Heroe De Las Mil Caras – Psicoanálisis Del Mito, son dos libros de cabecera, dos guías para caminar por ese nebuloso mundo de la mitología y las leyendas.

La dedicatoria del libro empieza así:

Todos los santos la vilipendian y todos los hombres sobrios

que se rigen por el justo medio del dios Apolo,

despreciando a los cuales navegué en su busca a lejanas regiones,

donde era más probable encontrar a la que deseaba conocer

más que todas las cosas, la hermana del espejismo y del eco.

Era una virtud no detenerse, seguir mi obstinado y heroico camino,

 buscando en el cráter del volcán, entre los témpanos de hielo;

 o donde se borraba la huella,

más allá de la caverna de los siete durmientes,

 a aquélla cuya frente ancha y alta era blanca como la del leproso,

 y sus ojos azules, y sus labios como bayas de fresno,

 y su cabello rizado del color de la miel hasta las blancas caderas.

La verde savia de la primavera que en el árbol joven se agita

celebrará a la Madre de la Montaña,

y todos los pájaros canoros la aclamarán un día,

 pero yo estoy dotado, inclusive en noviembre,

 la más desapacible de las estaciones,

 con una sensación tan grande de su claramente raída magnificencia

que olvido la crueldad y la traición pasadas,

indiferente a dónde puede caer el próximo rayo.