Un hueso es una flor

imagescbc

Este cartel del grupo James me ha llamado la atención por la alegoría a la vida y la muerte que convoca la imagen,  en este caso utilizando vocabulario de compañía de seguros, el continente encierra el contenido, sobre el cráneo se superpone la alegría de la vida. No hay una sin otra, como son en la realidad, una dualidad inseparable, un ciclo continuo de la Vida, con mayúsculas.

Dicen que las vidas humanas son como los ríos que van a morir al mar. Sí, quizás tienen razón, pero ¿y el agua?  Acaso no es siempre la misma adaptando diversas formas, a veces mar, a veces río, a veces hielo, a veces nube, a veces una simple gota…a veces el hueso es una flor.

“Ya sobre las tumbas no gimen los sauces; la muerte es “la cosecha, la que abre la puerta, la gran reveladora”; lo que está siendo, fue y volverá a ser; en una grave y celeste primavera se confunden las oposiciones y penas aparentes; un hueso es una flor. Se oye de cerca el ruido de los soles que buscan con majestuoso movimiento su puesto definitivo en el espacio; la vida es un himno; la muerte es una forma oculta de la vida; santo es el sudor y el entozoario es santo; los hombres, al pasar, deben besarse en la mejilla; abrácense los vivos en amor inefable; amen la yerba, el animal, el aire, el mar, el dolor, la muerte; el sufrimiento es menos para las almas que el amor posee; la vida no tiene dolores para el que entiende a tiempo su sentido; del mismo germen son la miel, la luz y el beso; ¡en la sombra que esplende en paz como una bóveda maciza de estrellas, levántase con música suavísima, por sobre los mundos dormidos como canes a sus pies, un apacible y enorme árbol de lilas!”

José Martí – (fragmento)El poeta Walt Whitman

Anuncios